Amigos y familiares despidieron al escritor. 

La mañana de hoy se le rindió un homenaje a Armando Ramírez, quien perdió la vida ayer.

El Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia fue el lugar en donde el escritor Armando Ramírez fue recordado, homenajeado y despedido por aquellos que buscaron tener un último contacto.

«Les dejamos estar un ratito con mi papá para que se despidan de él», externó Armando Ramírez, hijo del cronista de los barrios populares de la capital del país, en el momento que se abrió el espacio para los asistentes, entre quienes se encontraban Leticia Luna, coordinadora de Literatura del INBAL; Édgar San Juan, subsecretario de Desarrollo Cultural de la Secretaría de Cultura; y Pablo Martínez, de la editorial Océano.

Ximena Ramírez, hija del autor de Quinceañera, habló sobre los placeres que tuvo su padre: «Su pasión era su ciudad, escribir. Adoraba su ciudad, adoraba el Centro Histórico. El recuerdo que yo voy a tener de él es su caminar, yo sé que ahí seguirá el fantasma de Armando Ramírez, seguirá en el Centro… con eso me quedo y con el padre y maestro de mi vida».

El acto en memoria del escritor fue sencillo, tal y como él lo dejó dicho en vida. Al respecto, el vástago de Armando refirió que «fue una persona alejada de la cámara, era bastante introvertido», razón por la cual el homenaje no fue ostentoso ni con lujos.

Lectura de fragmentos de sus libros por parte de escritores y personajes públicos, así como algunas canciones fueron la forma en la que se le dio el último adiós público a uno de los máximos exponentes de la literatura mexicana popular de los últimos años.

 

HOY NOVEDADES/MI CULTURA